Agua

  • Huaraz, 29 de agosto de 2018.- Los especialistas del Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Inaigem), adscrito al Ministerio del Ambiente, lograron crear con éxito un sensor que servirá para medir el caudal de los ríos que se originan en la Cordillera Blanca.

    El equipo, denominado como Correntómetro, será parte de la implementación de sistemas de bajo costo y con independencia tecnológica para el registro de caudales en las cuencas hidrográficas, en forma continua y con una alta densidad de registro (a escala de subcuencas). Está elaborado con componentes de fácil obtención en el mercado nacional y construcción de mediana complejidad. El costo aproximado de cada equipo no supera los mil soles.

    En el diseño conceptual del sensor intervinieron el personal de la Dirección de Información y Gestión del Conocimiento del Inaigem y un equipo de jóvenes consultores, peruanos especialistas en microelectrónica, se encargaron del ensamblaje del prototipo.

    “La ventaja de contar con este tipo de equipos será incrementar la capacidad de monitoreo hidrológico, en mayor número de puntos y de manera automática, a bajo costo, sin depender de proveedores para la operación y mantenimiento de los sistemas implementados, orientados a la gestión responsable de los ecosistemas de montaña”, sostuvo Ricardo Villanueva Ramírez, director de Información y Gestión del Conocimiento del Inaigem.

    Precisamente esta institución tiene previsto instalar este tipo de sensores y otros, que se han desarrollado para el monitoreo de lagunas, variables meteorológicas y movimientos de masas en los ámbitos de montaña del Perú, con la finalidad de contribuir a la toma de decisiones para el desarrollo sostenible del Perú.

    Inaigem crea sensor para medir el caudal de ríos, en la Cordillera Blanca
  • Lima, abril 26 de 2018.- El MINAM estuvo presente en el taller “Contribución a la implementación de los indicadores de los ODS 6.3.2 Calidad del Agua y 6.6.1 Extensión de los Ecosistemas Acuáticos Continentales”, evento desarrollado en Bogotá durante el 24 y 25 de abril, el cual destacó cómo se están fortaleciendo las capacidades de América Latina y el Caribe para monitorear el estado y las tendencias de los recursos hídricos en el continente.
     
    La Directora de Información en Investigación Ambiental, Mónica Muñoz Najar participó en el taller organizado por la ONU Medio Ambiente Colombia, Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística –DANE y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA); el cual reunió a expertos de Estados Unidos, Brasil, Perú, Bolivia, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Venezuela y Colombia.
     
    El indicador 6.3.2 Proporción de cuerpos de agua con buena calidad ambiental, se refiere al agua natural no tratada en ríos, lagos y aguas subterráneas y representa una combinación de influencias naturales, junto con los impactos de todas las actividades del ser humano. Este indicador permite diseñar y hacer seguimiento a políticas encaminadas a la preservación y mejora de la calidad de los cuerpos de agua que son de uso vital para el ser humano. 
     
    Por su parte, el indicador 6.6.1 Cambio en la extensión de los ecosistemas relacionados con el agua a lo largo del tiempo, permite a los países monitorear la protección y restauración de humedales con vegetación, aguas abiertas, ríos y aguas subterráneas, los cuales juegan un papel importante en la prestación de servicios relacionados con el agua. Este indicador tiene como objetivo recopilar y proporcionar datos sobre la extensión espacial de los ecosistemas relacionados con la cantidad y calidad del agua. 
     
    En combinación, estos componentes proporcionan una imagen completa que posibilita a los tomadores de decisiones definir prioridades para proteger y restaurar los ecosistemas.
     
    Los participantes tuvieron la oportunidad de conocer los avances de los países Andinos, Costa Rica y Panamá en el proceso de implementación de las metodologías de los indicadores que hacen parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

    El MINAM participó en el taller internacional: Contribución a la implementación...
  • Lima, 12 de abril de 2018.-  El carbono negro, conocido comúnmente como hollín, es un material compuesto por diminutas partículas sólidas y cuyo tamaño se compara al grosor de un cabello humano. Este carbono se adhiere, principalmente, en las zonas bajas e intermedias de los glaciares.
     
    Este hollín es producido en los valles y ciudades como consecuencia de incendios forestales, la quema de pastizales, la contaminación que genera el parque automotor, la quema de residuos agrícolas y pastos, el uso de biomasa (madera) para cocinar y el uso de combustibles fósiles.
     
    Entre las características del carbono negro está la fuerte capacidad de absorción de la energía solar y la reducción de la reflexión de luz, lo que acelera el derretimiento de los glaciares.
     
    Una investigación, desarrollada a partir de octubre del 2015 por científicos peruanos y estadounidenses, revela el impacto de este carbono negro en el derretimiento de los glaciares de la Cordillera Blanca, en la región Áncash.
     
    Este estudio, realizado por el Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Inaigem) y el American Climber Science Program de los Estados Unidos, revela que entre mayo y setiembre, la cantidad de carbono negro en los glaciares aumenta.
     
    El Inaigem indicó que los nevados Shallap y Vallunaraju, los más cercanos a la ciudad de Huaraz, albergan una mayor cantidad de carbono negro que Yanapaccha y Tocllaraju, los nevados más distantes.
     
    Asimismo, la institución precisó que todas las partículas existentes en los glaciares no necesariamente son de carbono negro, ya que se han encontrado sedimentos finos de roca, polvo mineral, carbono orgánico, algas y otros, transportados por el viento hasta la Cordillera Blanca.
     
    -Recomendaciones-
     
    Ante este problema en los glaciares, Wilmer Sánchez, especialista del Inaigem, recomendó evitar los incendios forestales, la quema de los residuos agrícolas y pastizales; así como mejorar las cocinas rurales que utilizan biomasa para cocinar. En tanto, en el sector transporte, señaló que se debe realizar regularmente un mantenimiento de motores y supervisar la calidad de los combustibles.
     
    Puede ver el informe aquí.
     
    Tomado de: Diario El Comercio (Ver nota original)

     

    ¿Qué es el carbono negro y cómo afecta a los glaciares?
  • El Ministerio del Ambiente y el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental, con el apoyo del Banco Mundial, han logrado la aprobación del Programa de Inversión con código PROG-011-2014-SNIP, denominado “Mejoramiento y Ampliación de los Servicios de Calidad a nivel nacional” con una inversión total de S/. 230.9 millones Este Programa proporcionará mejores servicios para el desempeño ambiental del país. En particular, contribuirá a la reducción de la degradación ambiental y sus efectos en la salud de las personas, a mejorar el acceso a la información para el control de la calidad ambiental; para garantizar la sostenibilidad ambiental de las inversiones del país.
    El programa cuenta con la declaratoria de viabilidad de la OPI-MINAM y DGIP-MEF  en el marco del SNIP. El programa de inversión pública, la conforman los siguientes proyectos de inversión pública:

    • PIP “Mejoramiento y Ampliación de los servicio de control de la calidad ambiental a nivel nacional” con código SNIP Nº 324583 a cargo de OEFA, con una inversión de S/. 201.4 millones; orientada a generar un marco regulador que mejore la capacidad en el control de la calidad ambiental, el fortalecimiento de la vigilancia y monitoreo ambiental. Considera la construcción e implementación de un laboratorio de análisis de muestras.
    • PIP, “Mejoramiento y Ampliación de los servicios de Información para el control de la calidad ambiental a nivel nacional” con código SNIP Nº 337566 a cargo del MINAM-DGIIA, con una inversión de S/. 15.8 millones que incluye intervenciones orientadas a la provisión de información sobre el estado del ambiente y las tendencias de calidad ambiental, así como la divulgación al público de información sobre la calidad ambiental en el marco de la plataforma del SINIA, permitiendo que la ciudadanía tenga acceso oportuno a información de calidad ambiental.

    Asimismo, constituye parte de la intervención del programa el referido a la gestión del programa con una inversión de S/. 13.6 millones
    El viceministro de Gestión Ambiental, Mariano Castro, destacó que este Programa de Inversión es una respuesta concreta del país frente a las recientes Recomendaciones de la Evaluación de Desempeño Ambiental de la OCDE. “El Programa aportará significativamente a la mejora cualitativa en la generación y acceso a la información y control de la calidad ambiental”, señaló el viceministro.
    Finalmente, después de más de tres años de trabajo conjunto entre el MINAM, OEFA y el Banco Mundial; estos proyectos contribuirán a mejorar sustancialmente la calidad de la información ambiental a nivel nacional, y apoyar al fortalecimiento de los sistemas de información regional y local en el país. 

    Aprueban el programa de inversión para el mejoramiento y ampliación de los servi...
  • Lima, 13 de julio de 2016.- Hace 20 años la expedición científica “Amazon Source 96” llegó a los orígenes del río Amazonas en Arequipa. La misión tenía como objetivo recorrer los sectores de nevados de Cailloma para determinar con exactitud el punto geográfico donde nace este caudaloso río.
    “Nosotros queremos llegar al riachuelo que da vida al Amazonas y conocer su temperatura, caudal, grado de turbidez, velocidad y otras características", comentó el líder de la expedición Jacek Palkiewicz, explorador ítalo-polaco.

    Antecedentes

    Hasta ese momento existían diversos planteamientos sobre el lugar donde nace el río Amazonas, prevaleciendo los nombres de los nevados Mismi y Quehuisha, en la provincia de Cailloma, aunque otras teorías mencionaban a los montes Minasplata, Cutiti y otros más.
    En 1971 The National Geographic Society realizó un viaje al nevado Mismi, lo que hizo después Michele Costeau, hijo del investigador Jacques Costeau. Para esos viajes se emplearon mapas topográficos de 1955 y tuvieron un carácter exploratorio más que científico, pues daban por sentado la idea de que el Amazonas nacía en el Mismi, sin tomar en cuenta las otras teorías.

    ¿Quiénes eran los expedicionarios?

    La misión estuvo encabezada por Jacek Palkiewicz, periodista, viajero y explorador de origen ítalo-polaco. El coordinador de la expedición en Perú fue el ingeniero de la PUCP Zaniel Novoa. Junto con ellos estuvieron: el almirante en retiro y experto en el Amazonas, Guillermo Faura; un representante de la Dirección de Hidrografía y Navegación, el teniente 1ro. Raúl Rojas y el andinista Juan Luis Tord. Además el explorador italiano, Renzo Grego; el profesor de la Academia Rusa de Ciencias, el glaciólogo Sergey Ushnurzev y la geógrafa rusa Rima Chajrutdinova.
    La expedición tuvo el apoyo de la Sociedad Geográfica de Lima y la Marina de Guerra; así como, de las embajadas de Polonia e Italia.

    imagen

     Amazon Source 96

    La expedición ‘Amazon Source 96’ costó $55,000 y estuvo auspiciada por los periódicos ‘Corriere Della Sera’ (Italia), ‘Izvestia’ (Rusia) y ‘Rzeczpospolita’ (Polonia), la empresa de ropa `Diesel' y el Fondo de Promoción Turística del Perú (Foptur).
    Los expedicionarios, quienes habían acopiado información bibliográfica y cartográfica, llevaron modernos instrumentos como: GPS, brújulas, altímetros, eclímetros, termómetros, reglas barimétricas, entre otros.

    El descubrimiento

    El 4 de julio los 8 miembros de ‘Amazon Source 96’ partieron hacia Arequipa. Al llegar se trasladaron a Chivay, ubicada a 3,600 metros sobre el nivel del mar, y así aclimatarse a la altura. A los tres días, la expedición partió con destino al nevado Mismi, a más de 4,300 metros sobre el nivel del mar. Durante su travesía los expedicionarios pernoctaron en las instalaciones de un centro minero.
    A bordo de una camioneta 4 x 4 proporcionada por los conductores de la mina, otro vehículo que cargaba con el equipo de trabajo y un automóvil policial de escolta, los expedicionarios partieron hacia un camino de trocha hasta llegar cerca de la laguna de Quehuayllococha.

    imagen 2

    El viaje continuó a pie y con ayuda de algunos animales por el cauce del río Lloqueta hasta llegar a su nacimiento en la confluencia de los ríos Carhuasanta y Ancheta. Este lugar está ubicado a unos 8 kilómetros de las bases de los nevados Mismi y Quehuisha. Allí instalaron el campamento base desde donde se movilizaron hasta las quebradas de Carhuasanta y Sillanque, que nacen en el Mismi.
    El 13 de julio, después de casi dos semanas de travesía, los expedicionarios descubrieron que las primeras aguas que originan al río Amazonas emergen de un glaciar subterráneo del monte Quehuisha, en el extremo meridional de la quebrada Apacheta, a unos 36 kilómetros al sur del centro poblado de Cailloma en la provincia del mismo nombre.
    La expedición trabajó en cinco quebradas arequipeñas: Carhuasanta, Sillanque, Apacheta, Ccaccansa y Yanacocha.

    imagen 3

    Con los resultados de la expedición se estableció que el río Amazonas medía 6,900 kilómetros, unos 400 kilómetros más de lo que se había establecido. De esta manera, el Amazonas ocupa el primer lugar en la lista de ríos más largos del mundo, quedando el Nilo relegado al segundo puesto con sus 6,695 kilómetros.
    Escrito por: Lilia Córdova Tábori
    •  

    Amazonas: en busca del origen del río más largo del mundo

SISTEMAS DE INFORMACIÓN

MINAM - Facebook MINAM - Facebook